¿Por qué usar fundas para sofás?

funda-sofa

Las fundas para sofás son un aliado perfecto para conseguir que cualquier sofá se vea nuevo, moderno y listo para ser usado. Las fabrican en todos los tamaños y formas adaptándose incluso a los modernos chaise longue. Algunas cubren el sofá por completo y otras solo parcialmente, pero en todos los casos son fáciles de poner y de quitar y se pueden lavar para que siempre se vean impecables.

Las puedes encontrar en todos los colores e incluso en algunos casos puedes ver modelos son suaves estampados o con jaspeados muy bonitos y actuales que encajarán perfectamente con tu decoración.

Cambian el aspecto del sofá

¿Quieres pintar tu sala en otro color pero el sofá te lo impide? ¿Te has cambiado de casa y ahora no combina con la nueva decoración? No  importa, solo tendrás que elegir una funda del color que más te guste y del tamaño y forma adecuados para el sofá y tendrás un mueble totalmente integrado en el resto de la habitación en cuestión de minutos. Y mucho más económico que tener que tapizar de nuevo el sofá, algo que resulta carísimo.

Los protegen de los roces

Cuando se compra un sofá nuevo es natural querer que dure y que se mantenga bonito durante todo el tiempo que sea posible. Por eso se puede proteger con una funda para evitar tener que desmontarlos y lavarlo con demasiada frecuencia o que se roce con los zapatos de los niños o las patas de las mascotas. El sofá está para vivirlo y no sería justo pedirle a la familia que midieran todos sus movimientos cada vez que se sienten en la sala, sin poder acostarse o poner los pies en el chaise longue. Una funda te ayudará a poder hacer todo eso sin daños para la tapicería.

Disimulan los tapizados viejos

Si tu sofá está muy viejo y tapizarlo ya no es una opción, sea por el precio o simplemente porque ya no haya muchos profesionales que se dediquen a eso en tu ciudad, puedes ponerle una funda. Si la estructura está bien, el sofá no está hundido y resulta cómodo, con la funda se verá como nuevo y hará que pueda usarse sin avergonzarse por su aspecto. También es un buen truco poner una funda a aquellos sofás que, sin estar viejos, se han quedado totalmente anticuados y han dejado de ser bonitos.

Separator image .